Reciclado y compostaje

Reciclado y compostaje

RECICLADO Y COMPOSTAJE

Reciclado y compostaje

En esta nueva entrega del blog, os explicamos uno de los procesos más habituales a la hora de reciclar residuos orgánicos, el compostaje.

La mejor forma de aprovechar los restos de poda o de la siega del césped, exceso de hojas caídas en otoño, además de los restos orgánicos de la cocina, es transformándolos en abono orgánico. Los beneficios de éste en el jardín son muchísimos.

El compost orgánico es una excelente fuente de nitrógeno, fósforo y potasio, elementos químicos fundamentales para el desarrollo y la salud de las plantas. Pero su principal ventaja no es que funcione como un fertilizante orgánico, y sí que mejora la estructura del suelo. Si éste es demasiado arcilloso por ejemplo, tiende a compactarse y si es muy arenoso no retiene el agua por mucho tiempo.

Cuando el suelo es arenoso, el compost orgánico lo corrige, ayudándolo a retener mejor el agua, los nutrientes y las raíces de las plantas. Si la tierra es arcillosa, el compost al mejorará para evitar la compactación y un mal drenaje, permitiendo también una mejor penetración en el suelo por parte de las raíces de la plantas.

En el mercado hay muchos modelos en venta de cajas para hacer compost. Pero también podemos fabricarlas nosotros mismos. Puedes utilizar palets o viejas cajas de madera para fabricar tu caja de compost, dónde irás añadiendo los restos vegetales del jardín (ramitas, el césped cortado, hojas secas, desechos del huerto, tierra vegetal, restos de animales, harina de pescado, lombrices). Hay que ir humedeciendo la mezcla durante los veranos muy secos para que se mantengan los procesos de fermentación y de descomposición realizados por microorganismos dentro de la compostera.

También es buena idea mantenerlo alejado de las zonas de más uso en los jardines, ya que algunas veces puede desprender mal olor cuando empleamos restos de excrementos de animales herbívoros en la mezcla. Estos son necesarios para el aporte de nitrógeno pero se pueden sustituir por abonos nitrogenados.

Es importante airear la mezcla de vez en cuando para oxigenarla, y eso se puede conseguir moviéndola a menudo. Aunque la basa del montón debe estar en contacto con el suelo para que se pueda permitir que entren lombrices, la parte de arriba debe estar tapada para evitar así el encharcamiento por las lluvias.