Tala de árboles enganchados

Tala de árboles enganchados

TALA DE ÁRBOLES ENGANCHADOS

En este nuevo post de nuestro blog explicaremos cuál es la mejor forma de talar un árbol enganchado a otro. Para ello, os enseñaremos cómo utilizar correas de volteo, ganchos de volteo, y el tractor de cabestrante.

Tala de árboles enganchados

En ocasiones, debido a errores de cálculo o planificación, puede suceder que, durante su caída, un árbol derribado quede enganchado en otro árbol. Tenemos que manejar esta situación con conocimiento pleno de qué hacemos, ya que puede volverse peligrosa.

En el caso de que debamos abandonar la zona para ir a por las herramientas adecuadas o solicitar ayuda, no podemos olvidarnos de señalizar el árbol enganchado con elementos de alta visibilidad.

Las herramientas principales a emplear en estos casos son: las correas de volteo, los ganchos de volteo, los cabrestantes y los autocargadores o tractores equipados con garfios de carga.

Cuando un árbol queda enganchado, siempre que no sea demasiado grande, ni esté demasiado enredado en el otro, podemos tratar de voltearlo. Para ello, efectuaremos un corte en la parte central de la bisagra, y a continuación, cortaremos la esquina del lado contrario al que queremos tumbar el árbol de forma definitiva. Este corte de la esquina lo realizaremos con varios cortes diagonales desde arriba.

Una vez hechos los cortes, con el gancho y la correa de volteo, giraremos el árbol enganchado. Siempre debemos empujar en dirección contraria a donde nos encontremos. En caso de que el árbol se resista, podemos aumentar la potencia del giro ayudándonos de algún tronco largo.

Además del volteo, hay otra manera de solucionar el problema de que un árbol se quede enganchado. Esta manera es emplear el método de corte escalonado. Este método requiere que coloquemos ramas y pequeños troncos delante del árbol, ya que la idea es hacer deslizar la parte superior para desprenderla del tocón. Efectuaremos un corte en la parte posterior del árbol hasta una profundidad de aproximadamente la mitad del diámetro del tronco. Además, cortaremos un chaflán para facilitar el desenganche. Insertaremos una cuña en el corte para evitar que se atasque la motosierra. Después, efectuaremos el siguiente corte en la parte frontal, de modo que quede paralelo al corte previo, a una altura de entre 3 y 5 centímetros inferior. Este corte se realiza hasta la mitad aproximadamente del diámetro del tronco. Tras ello, golpearemos la cuña que habíamos introducido hasta que las fibras de la madera cedan y se partan entre los dos cortes efectuados.

Entra dentro de lo habitual que en este momento se desprenda el tronco del tocón. En el caso de que no sea así haremos palanca con una vara o una rama de 2 a 3 metros. Si aún así no conseguimos liberar el árbol, podemos repetir toda la operación desde el principio.

Hay varias cosas que no debemos olvidar nunca cuando intentamos desenganchar un árbol: no colocarnos jamás en la dirección de desplazamiento y menos aún, debajo del tronco; nunca debemos talar un árbol que caiga sobre un árbol enganchado ni mucho menos talar el árbol en el que se ha enganchado otro previamente. Además, nunca debemos trabajar en la zona de peligro correspondiente a un árbol enganchado. Esto es lo más importante para un motoserrista.