El cuidado del jardín en verano

El cuidado del jardín en verano

Las altas temperaturas y la sequía que trae consigo el verano hace que jardín o césped necesite de mayor cuidado durante esta época del año. Se deberá prestar atención sobre todo a las horas de riego ya la prevención de las posibles plagas e infecciones. 

Existen cuatro normas básicas que te ayudarán a cuidar de tus zonas verdes durante los meses más calurosos:

Regar a primera o última hora del día

La mejor forma de que la tierra conserve más tiempo la humedad es regando o muy temprano o muy tarde. Si lo haces a las horas centrales del día el agua se evaporará antes de penetrar en el terreno.

Si optas por el sistema de riego automática es importante revisar periódicamente el estado de los aspersores para asegurarnos que funcionan correctamente. 

Otro consejo es elegir plantas autóctonas en lugar de las exóticas ya que consumen menos agua y necesitan menos cuidados.

Abonar

Para propiciar un mayor crecimiento y desarrollo de las plantas hay que echar abono o fertilizante. La mejor época para esta tarea es en primavera y verano porque las plantas están más activas. Existe gran variedad de abonos, pero son dos los tipos principales: orgánicos o inorgánicos. Se podrá incorporar en el agua de riego o directamente sobre la tierra, pero siempre en la medida correcta. 

Prevenir plagas

En verano es más fácil que las plantas se vean afectadas por plagas y enfermedades. Para evitarlo hay que regar sin excesos porque un exceso de agua puede provocar la aparición de hongos. Ante alguna señal que nos indique la planta puede estar enferma se deberá usar algún tipo de pesticida para que no se contagie el resto de las plantas. 

No cometer errores con el césped

Es importante no cortarlo en exceso, lo ideal es que mida cerca de 5 centímetros en todas las zonas. Tampoco se deberá regar en exceso, sino según el tipo de césped que sea. Y, por último, hay que segarlo entre una y dos veces por semana. De este modo absorberá mejor el agua y las raíces tendrán más fuerza. 

Durante el verano también se puede aprovechar para replantar zonas sin hierba y siempre hay que estar al tanto para retirar las malas hierbas existentes. 

Fuente: Mi decoración