Mitos sobre el cuidado del césped

Mitos sobre el cuidado del césped

Mantener el jardín en buen estado es una de las tareas principales de cualquier aficionado de la jardinería. Para ello es importante conocer los principales mitos del cuidado del césped. Así, evitaremos caer en errores.

Cortar mucho es mejor

El césped a ras de suelo no significa que vaya a crecer más sano. Por lo tanto, no es recomendable cortarlo lo máximo posible. Debes saber que un césped más corto suele ser menos fuerte porque el suelo queda más expuesto al sol. Y si se seca hay más espacio para las malas hierbas. Existe una regla general que es no quitar más de un tercio de la longitud de las cuchillas de una vez.

Retirar todas las hojas

Esta afirmación no es del todo falsa ya que si hay una capa muy gruesa de hojas no llegaría la luz suficiente al césped con el consecuente riesgo de enfermedades. No obstante, cierta materia orgánica como hojas sobre el césped puede ser beneficioso. Lo recomendable es segar con normalidad un día seco para que las hojas se conviertan en pequeñas partículas que aportan nutrientes al suelo.

Poner fertilizante en cantidad

Aunque normalmente cualquier césped responde bien a los tratamientos con fertilizante no se debe abusar. Usar demasiado producto podría quemar el césped y se pondría amarillento. A la hora de evitar el exceso de fertilizante, es importante seguir las instrucciones de cada tratamiento. Otra alternativa sería probar con materiales alternativos como los restos de césped o compostaje. 

Regar abundantemente

Al igual que ocurre con otras plantas, la hierba también puede sufrir sobre riego. Lo ideal es que el agua llegue a las raíces y que no quede únicamente en la parte superior. Después de regar, se debe dejar el suelo drenar para que la superficie se seque. De este modo el césped estará más sano al extender sus raíces en busca de mayor humedad.

Fuente: GARDENA