Instrucciones básicas para el cuidado del césped

Instrucciones básicas para el cuidado del césped

INSTRUCCIONES BÁSICAS PARA EL CUIDADO DEL CÉSPED

Importancia del césped en el jardín

Todos hemos sentido alguna vez que estar en un entorno natural no solo es muy agradable sino que además nos hace sentir mejor y nos carga las pilas. Está comprobado científicamente que al rodearnos de árboles y de aire puro sufrimos menos ansiedad y menos depresión, entre muchos otros beneficios. ¿Hay algo más saludable que disfrutar de la naturaleza, solos, en pareja o en familia?

Los árboles desempeñan una función fundamental en nuestras vidas ya que sustituyen los entornos naturales de una forma bastante exitosa. Por eso, el diseño de un jardín debe estar pensado para el disfrute de todas las actividades que se van a realizar en el espacio y debe estar planeado a medida para cada situación.

Los jardines pueden ser puramente ornamentales, huertos urbanos, sitios de relajación y descanso o espacios pensados para una familia numerosa que quiera aprovechar los exteriores lo máximo posible todo el año. El jardín también puede incluir todos los elementos si el proyecto es desarrollado por un experto que sepa dónde ubicar cada actividad. Un jardín o un paisaje bien cuidado y planeado proporcionan el primer impacto visual y una primera impresión positiva, valorando la propiedad, barrios o entornos.

En los jardines dónde se van a desarrollar actividades y juegos o incluso fiestas, el césped tiene un gran protagonismo. A parte, un césped bien cuidado realza el resto del jardín, es la clave de un diseño de éxito, ya que es como un marco para un cuadro bien pintado.

Cuando el césped está quemado, lleno de malas hierbas o con mal aspecto, las demás partes del jardín no lucen igual. Palabra esencial que hay que recordar es que las hierbas del césped son plantas exactamente iguales a las otras plantas del jardín y por eso responden a un trato adecuado, en especial a su alimentación, es decir, el abonado y al reservado, la eliminación de malas hierbas que son plantas con mayor capacidad competitiva por agua, luz y nutrientes.

Un césped bonito y muy gordo es uno de los elementos más importantes en el acondicionamiento de un jardín. Su color relaja y la alfombra mullida de hierba invita al descanso, a juegos con los familiares y amigos.

No hay que olvidar que la hierba también resulta valiosa como cubierta del suelo para protegerlo contra la erosión y desde el punto de vista ecológico produce oxígeno y absorbe dióxido de carbono, dos características muy importantes.

Siega y recortes del césped

Segar el césped no debe ser tomado como la actividad que sirve únicamente para mejorar la apariencia del mismo. 

Se conseguirá un césped sano y bonito si se corta en el momento y de la forma adecuada. Entre primavera y verano se necesita segar el césped por lo menos una vez por semana. Puede que menos en otoño y primavera, pero alguna más en verano.

La altura de corte ideal es más bien alta, entre 5 y 10 cm, porque así se permite que la planta mantenga biomasa y pueda seguir creciendo sana, lo que le ayuda a aumentar su competitividad frente a las malas hierbas y resistencia contra hongos y enfermedades. A parte, una altura de corte baja, aumenta el deterioro de la plataforma de corte provocado por las piedras que la golpean. A pesar de que el corte siempre es perjudicial para la planta ya que se daña la hierba, aumentando el riesgo de deshidratación y de infección por hongos a través de la herida, si éste es limpio y afilado bajan los riesgos, si lo comparamos con un corte irregular o dentado. 

Cuando utilizamos cortacésped y queremos obtener los mejores resultados tenemos que planificar bien la ruta del corte, evitando siempre que sea posible, los giros bruscos. Lo ideal es hacerlo en círculos concéntricos, empezando desde fuera hacia dentro. Otro factor a tener en cuenta es variar la dirección de la conducción para evitar repetir el patrón. Con esto se consigue que la hierba tenga un mejor aspecto ya que las briznas se enderezan y los restos de hierba se dispersan de manera más uniforme que si se corta el césped siempre en la misma dirección. Evitar el corte con tiempo húmedo o deberá reducir la velocidad de la conducción para evitar que se formen terrones.

Casi siempre, la hierba está más corta dónde se ha cortado con una recortadora que dónde se ha usado un cortacésped. Eso se debe a que no se puede regular la recortadora a una altura concreta. Por eso, al recortar, hay que ser consciente de la altura para evitar dañar el césped al cortarlo demasiado. En algunos casos, en zonas difíciles, puede resultar más sencillo recortar primero alrededor de los obstáculos y luego utilizar un soplador de hojas para llevar los restos del corte de los bordes hacia la zona del césped y solo entonces, pasar el cortacésped.

Mantenimiento de un cortacésped

Después de trabajar con la segadora, es fundamental un buen mantenimiento. 

Lo primero es limpiar la plataforma de corte después de cada uso. Una plataforma sucia reduce la capacidad operativa del cortacésped, evita la distribución uniforme de la hierba cortada y reduce la calidad del corte.

Cambiar el aceite cada año también es muy importante. Debe hacerse a principios y a finales de temporada. Antes de hacerlo, se debe poner el motor en marcha para calentar el aceite y luego vaciar el depósito tanto de aceite como de combustible. Una vez hecho esto, inclinamos la máquina o la ponemos boca abajo para limpiar más profundamente. 

Hay que poner especial atención en las partes donde se acumula la mayor parte de los restos de hierba.

Debemos echar aceite a las todas las partes móviles externas de la segadora, conexiones, reguladores y soportes. Sacar filtro si hay que lavarlo en agua caliente y luego echar un poco de aceite antes de volver a meterlo. Sacar y limpiar la bujía y rascar los restos de carbón.

Cuando se vaya a arrancar un cortacésped que funciona con combustible y que lleva en el depósito más de un mes, hay que tirarlo y poner combustible nuevo. Aquí llevan ventaja los cortacéspedes a batería.

 Llevar las cuchillas a un profesional es la mejor forma de afilarlas, y os voy a enseñar cómo quitarlas para no tener que transportar la máquina completa. Lo primero que hay que hacer es desconectar el cable de la bujía como medida de seguridad. A continuación sacamos las cuchillas desenroscando la tuerca central. 

Para la conservación durante el invierno, después del último corte de temporada, hay que limpiar meticulosamente la máquina cortacésped, así como el depósito de la hierba. Las demás tareas de mantenimiento se pueden hacer más adelante, pero se recomienda echar aceite en las partes móviles externas para impedir que se oxiden durante el invierno, vaciar el tanque de combustible y guardar en un lugar seco.