Cuidados del césped a lo largo del año II

Cuidados del césped a lo largo del año II

CUIDADADOS DEL CÉSPED A LO LARGO DEL AÑO II

Mejora del césped deteriorado

Tanto si el césped ha estado mal desde un principio como si ha sufrido daños durante la temporada de uso, deben hacerse mejoras en él.

Los daños pueden ser los bordes deteriorados, superficies desniveladas, áreas peladas, etc. La mejor época para estas mejoras es en otoño y en primavera.

¿Cómo nivelaremos hoyos y bultos? Los desniveles de la superficie de un césped suelen deberse a una falta de preparación antes de establecer el césped. Si no se ha preparado y afirmado el suelo de forma correcta antes de plantar, entonces se asentará de forma desigual. También pueden formarse en áreas muy desgastadas. La forma de arreglarlo es similar a la anterior, pero aquí se hace un corte en forma de H en el césped con el corte central sobre el hoyo o bulto a arreglar. Y a partir de esta línea central, hacer un corte y enrollar cada lado a partir del centro. Si tenemos un hoyo debemos rellenar con tierra y si es una elevación debemos sacar la tierra sobrante, mojar y mantener húmedo.

¿Cómo se reparan los bordes deteriorados? Esta es una tarea sencilla, pero una vez hecha, debemos mantener alejados por una semana a los niños y a los animales, ya que esta es una zona sensible del césped y suele tender a desmoronarse. Solo tienes que cortar un cuadro de césped alrededor del borde deteriorado, pasar una pala por debajo del cuadrado entre 3 y 4 centímetros, levantarlo y girarlo , de modo que el borde dañado quede en la parte interna del cuadro. Fijar bien el césped y rellenar los huecos con tierra cribada y semillas y a continuación humedecer bien. 

¿Cómo arreglar superficies peladas? La mejor solución para superficies dañadas por el exceso de pisoteo, paso o muerte de césped, es replantar, y la mejor época es primavera o finales de verano. Si prefieres resembrar solo tienes que sacar una fina capa de la superficie, ahueca un poco la capa más superficial y añade tierra de buena calidad y las semillas. Si vas a reponer con un trozo nuevo de césped, entonces lo ideal es sacar una capa más gruesa y medir bien para que encaje, ajustarlo bien y apretar suavemente con una pala. Recordad que es aconsejable mantenerlo húmedo.

Elección y formación de un nuevo césped

Los daños del invierno, la deshidratación, un mal drenaje o una capa de tierra compactada, son algunas de las posibles causas de un césped deteriorado que precisa renovación.

En función de si más del 50 por ciento de las plantas de la zona están estropeadas, existen dos formas de renovar: por resiembra o revestimiento con tepes o nueva siembra. 

Cuando el césped crece a un buen ritmo, es el momento de hacer la resiembra. Si la hacemos conjuntamente con una escarificación, las posibilidades de éxito aumentan, ya que conseguiremos una muy buena germinación, pues las semillas de hierba caen en los agujeros y quedan al nivel adecuado, si lo comparamos con el sembrado normal. 

Si más del 50 por ciento de césped está estropeado, debe rehacerse todo el césped. El tepe es bastante más caro por metro cuadrado que el césped que crece a partir de semillas, sin embargo, las ventajas superan la diferencia de precio. Se prepara la tierra retirando el césped viejo, incluida toda la biomasa de raíces. Si es en temporada seca, debemos abrir la tierra hasta una profundidad de 20 centímetros para garantizar el contacto y la permeabilidad del agua. Retire todas las piedras y nivele las irregularidades de la superficie. Pase el rulo para conseguir una superficie firme y uniforme. 

El tepe debe plantarse inmediatamente al recibirlo, por eso no se deberá traerlo al terreno antes de que esté preparado el suelo. El tepe se coloca en filas rectas, de borde a borde, con las uniones más pequeñas posibles. Puede colocarlo a medida que avanza y lo mejor es utilizar un tablón para no pisar lo que está recién plantado. En las juntas poner una mezcla de suelo de la tierra y arena de recebo. Después, pase el rulo por el césped en la dirección en la que colocó el tepe. Mojar toda la zona hasta que el suelo debajo del tepe quede empapado. Seguir regando todos los días durante las tres primeras semanas, que es el mismo tiempo que debe esperarse antes de utilizarlo o caminar sobre el césped.

El tepe proporciona una superficie de césped sin malas hierbas y con una total cobertura que presenta buen aspecto inmediato y puede utilizarse pronto para las actividades. 

Si lo comparamos con la siembra, se puede obtener una ventaja de varias semanas cuando colocamos el tepe.

Césped de pradera, plantación y mantenimiento

En este apartado vamos a conocer diferentes tipos de césped, la plantación y mantenimiento del mismo, ya que dependiendo del uso que se vaya a dar al césped podemos elegir entre diversas variedades y  mezclas. 

Los céspedes familiares, públicos o deportivos, necesitan distintos cuidados, como la altura o la frecuencia de poda. Si el uso que se le dará al espacio va a ser menos intensivo o tenemos mucha superficie que cubrir, podemos plantearnos tener un césped de pradera, un prado de flores silvestres que podemos mantener segado o natural. 

Hay prados maravillosos en la naturaleza con una mezcla increíble de texturas, colores y aromas. ¿Pero funcionará un prado de flores silvestres en mi jardín?. Este estilo de jardín es muy bonito y encaja tanto en paisajes urbanos como los que son de campo. Igualmente sirven para jardines grandes y pequeños. Es más económico que cultivarlo a partir de semillas y mejor aún, se puede sembrar directamente en las zonas que se quieres ajardinar. También consume menos cantidad de agua, lo que a día de hoy es toda una premisa. 

Para la correcta elección de las semillas, debes asegurarte que la mezcla de semillas que elijas es la adecuada para tu tipo de suelo. A continuación la preparación del suelo. 

Primero, limpiar la zona y arrancar las malas hierbas. Si el terreno a preparar es muy grande, podemos sopesar la posibilidad de rociarlo con algún herbicida antes de empezar. Rastrillar y romper las capas superficiales del suelo si éste se encuentra muy compactado. 

Siembra directa de semillas de flores silvestres. Debes tener en cuenta la densidad de semillas por metro cuadrado para no superpoblar el espacio. La mejor época es a principios de primavera, cuando ya han pasado las heladas. Pero también hay variedades que se pueden plantar en otoño. 

Plantación por plantas pequeñas. El hoyo de plantación debe tener la misma forma y tamaño que la plántula, una pirámide invertida. Debes asegurarte de que el suelo circundante esté descompactado y pueda permitir que las raíces se desarrollen fácilmente, mantenerlo húmedo hasta que se establezca si estás en época de pocas lluvias y protegerlo de las babosas.

El mantenimiento del prado es sencillo. Corta la hierba en verano o déjala un poco más si quieres que las plantas echen las semillas al suelo. También puedes dejar la siega donde han caído por un par de semanas e ir moviéndolas para esparcir las semillas silvestres. Luego, pues retirar los cortes y utilizarlo para hacer compost orgánico.