Sopladores: como utilizarlos sin provocar el caos

Sopladores: como utilizarlos sin provocar el caos

SOPLADORES: COMO UTILIZARLOS SIN CREAR EL CAOS

Una herramienta que no debería faltar nunca es el soplador. Es una de las herramientas más versátiles y prácticas que puedes tener si quieres mantener tu jardín siempre en orden.

El uso más conocido es para soplar, utilizando la fuerza centrífuga para mover la suciedad, como el exceso de hojas caídas acumulándolas en un rincón y así poder recogerlas más fácilmente. Pero tienen muchos más usos, pues eliminan no solo hojas, como también paja, hierba, telarañas, arena, grava. Puedes utilizarlo también para limpiar cobertizos, graneros, trasteros, invernaderos, entre otros. Pero, sobre todo es una gran herramienta porque elimina el trabajo más duro de recoger toda la suciedad manualmente o con una escoba o rastrillo. Hace que las tareas de limpieza del jardín sean mucho más amenas y con menos esfuerzo.

Los sopladores de batería suelen hacer muy poco ruido, a parte de que no sueltan humo, y eso sin perder potencia. Son ligeros y muy fáciles de utilizar. Hay algunos que también se convierten en aspiradores, lo que puede ser una gran ventaja.

Hay sopladores de mano y los de mochila. Las diferencias dependen del uso que le vas a dar. Si es un uso ocasional, profesional, frecuente o intensivo.

Los sopladores de mochila son muy necesarios para grandes superficies, mayor potencia y mejor ergonomía de trabajo. Son ideales para trabajos prolongados y superficies extensas.

Los sopladores de mano son para superficies pequeñas a medianas, tiene potencia y equilibrio, lo que les hace perfectos para una gran variedad de trabajos, por la excelente capacidad de maniobra y también porque puede ser a batería o a gasolina.

Para utilizarlo, lo ideal es mantener el soplador cerca de tu cuerpo, y apuntar el eje de la herramienta para que forme un ángulo pequeño con el suelo. Debemos caminar lentamente, moviendo el soplador suavemente hacia delante y hacia atrás. Si trabajamos siempre en un mismo sentido, evitamos crear caos.

Antes de empezar a soplar, viene bien elegir el sitio donde vamos a acumular la suciedad y ahí colocar una lona o algo similar, eso facilita recoger luego.

Y para finalizar, recordaros que los sopladores deben ser silenciosos, utilizar un soplador a medio gas siempre que sea posible, evitar generar polvo y no utilizar por la noche o muy temprano por la mañana.